|
Home
|
Panel de Configuración
|
Asociarse o Difusión
|
Ayuda, contacto, mapa 
|
Videos 
Mi Página
|
|
Favoritos
|
Visitas
|
¿Quién esta Online?
|
Chat
   
Usuario    Contraseña     Sesion         Registrarse   No recuerdo
 
 Hoy   Ultimas 100   +Visitados   +Votados   Buscar   PUBLICAR 
 ¿Qué son las Notas? 
 
Actualidad | Ay. Social | Canciones | Cortos | Cuadros | Cuentos | Dichos | Divagues | Encontrarse.com | Exposiciones | Felicitaciones | Historias Amor | Humor | Juegos | Libre | Libros | Películas | Pensamientos | Poesias | Política | Publicidades | Salidas (+info) | Viajes | Vida sana | x Día : | 31/10 | 30/10 | 29/10 | 28/10 | 27/10
| Clasificados | EncontrarseTeVe ¡NUEVO! |
Asociate, nos apoyas y entre otros beneficios navega sin publicidad

 


Asociate a Encontrarse.com y entre otros beneficios navega sin banners

 

 Solos y Solas
¿En Serio Buscar Pareja?
Salidas Grupales, Encuentros, Foros, Textos y mucha gente que como vos quiere encontrarse.
http://www.encontrarse.com


¿En serio buscas pareja?
Ver tutorial rápido !!
Registrate y conoce
Quien Te está Buscando

 Cuentos- los 3 deseos ( cuento )

RICHI56
#N31822
17-05-2010


Cuentos
Otras notas
de RICHI56

Había una vez un hombre, que no era muy rico, que se casó con una bella mujer. Una noche de invierno, sentados junto al fuego, comentaban la felicidad de sus vecinos que eran más ricos que ellos.

-¡Oh! -decía la mujer- si pudiera disponer de todo lo que yo quisiera, sería muy pronto mucho más feliz que todas estas personas.

-Y yo -dijo el marido-. Me gustaría vivir en el tiempo de las hadas y que hubiera una lo suficientemente buena como para concederme todo lo que yo quisiera.

En ese preciso instante, vieron en su cocina a una dama muy hermosa, que les dijo:

-Soy un hada; prometo concederles las tres primeras cosas que deseen; pero tengan cuidado: después de haber deseado tres cosas, no les concederé nada más.

Cuando el hada desapareció, aquel hombre y aquella mujer se hallaron muy confusos:

-Para mí, que soy el ama de casa -dijo la mujer- sé muy bien cuál sería mi deseo: no lo deseo aún formalmente, pero creo que no hay nada mejor que ser bella, rica y fina.

-Pero, -contestó el marido- aún teniendo todas esas cosas, uno puede estar enfermo, triste o incluso puede morir joven: sería más prudente desear salud, alegría y una larga vida.

-¿De qué serviría una larga vida, si se es pobre? -dijo la mujer-. Eso sólo serviría para ser desgraciado durante más tiempo. En realidad, el hada habría debido prometer concedernos una docena de deseos, pues hay por lo menos una docena de cosas que yo necesitaría.

-Eso es cierto -dijo el marido- pero démonos tiempo, pensemos de aquí a mañana por la mañana, las tres cosas que nos son más necesarias, y luego las pediremos.

-Puedo pensar en ello toda la noche -dijo la mujer- mientras tanto, calentémonos pues hace frío.

Mientras hablaba, la mujer cogió unas tenazas y atizó el fuego; y cuando vio que había bastantes carbones encendidos, dijo sin reflexionar:

-He aquí un buen fuego, me gustaría tener una de morcilla para cenar, podríamos asarla fácilmente.

Tan pronto como terminó de pronunciar esas palabras, cayó una morcilla por la chimenea.

-¡Maldita sea la tragona con su morcilla! -dijo el marido-; no es un hermoso deseo, y sólo nos quedan dos que formular; por lo que a mí respecta, me gustaría que llevaras la morcilla en la punta de la nariz.

Y, al instante, el hombre se percató de que era más tonto aún que su mujer, pues, por ese segundo deseo, la morcilla saltó a la punta de la nariz de aquella pobre mujer que no podía arrancársela.

-¡Qué desgraciada soy! -exclamó- ¡eres un malvado por haber deseado que la morcilla se situara en la punta de mi nariz!

-Te juro, esposa querida, que no he pensado en que pudiera ocurrir -dijo el marido-. ¿Qué podemos hacer? Voy a desear grandes riquezas y te haré un estuche de oro para tapar la morcilla.

-¡Cuídate mucho de hacerlo! -prosiguió la mujer- pues me suicidaría si tuviera que vivir con esta morcilla en mi nariz, te lo aseguro. Sólo nos queda un deseo, cédemelo o me arrojaré por la ventana.

Mientras pronunciaba estas frases corrió a abrir la ventana y su marido, que la amaba, gritó:

-Detente mi querida esposa, te doy permiso para que pidas lo que quieras.

-Muy bien, -dijo la mujer- deseo que esta morcilla caiga al suelo.

Y al instante, la morcilla cayó. La mujer, que era inteligente, dijo a su marido:

-El hada se ha burlado de nosotros, y ha tenido razón. Tal vez hubiéramos sido más desgraciados siendo más ricos de lo que somos en este momento. Créeme, amigo mío, no deseemos nada y tomemos las cosas como Dios tenga a bien mandárnoslas; mientras tanto, comamos la morcilla, puesto que es lo único que nos queda de los tres deseos.

El marido pensó que su mujer tenía razón, y cenaron alegremente, sin volver a preocuparse por las cosas que habrían podido desear.

Visitas en la última semana / totales : 0 / 1

¿Te gusta esta nota? ¿Tienes facebook o google+? Clickea en me gusta y/o compartelo. Gracias
Otras redes :

> Aún no hay comentarios. Inicia tu esta cadena comentando que te parece este tema, que te despierta.

 Deja tus comentarios u opiniones

 

Título:
Texto sin formato (alternativo para usar en caso de tener problemas con el modulo de texto enriquecido )

URL de Video en youtube
Destacar destinatario/s
RICHI56 , , ,

Para participar en los foros debes estar registrado
Registrarse

Ver otra/os Cuentos
Ultimas notas publicadas en Cuentos

¿ Conoces " La Moraleja de Gandhi " ?


COMO SE ESCRIBE... ?


Parábola del amor"


Cómo se pacificó una ciudad


Cómo un árbol puede solucionar tus problemas?


Más sobre escaleras
 

 

Otras notas en Cuentos

El alpinista


El mundial de futbol 1934 en Italia por Eduardo Galeano


Se acerca el mundial , un relato de la historia del futbol


El momento del adios....


Pelé , Galeano , el gol número mil , la gloria , la infamia


Eduardo Galeano . El mundial del 30


el helecho y el bambu ( cuento )


El sueño del pibe. Maradona ,Pugliese , Benedetti y... DIos


Mario Benedetti . Puntero Izquierdo . Joyita.


Me van a tener que disculpar - Eduardo Sacheri


Cuento de Eduardo Sacheri


el hombre del autobus ( leyenda urbana )


DOS CABALLOS


Cuento de Horacio Quiroga

NUEVO!! Amplíe su red de invitados: Difunda esta página en foros, chat, y otros sitios
http://www.encontrarse.com/notas/pvernota.php3?nnota=31822&pres=
Vea más sobre obtener su suscripción gratis en DIFUSION

 BUSCAR x DIAS

Mensajes del día : | 31/10 | 30/10 | 29/10 | 28/10 | ¿Buscar por otros días, autor o ID ? | - ¿Buscar por palabra? utiliza el buscador de google en el encabezado
|
|
|
Encontrarse.com - Todos los derechos reservados - 1998-2013 / 15avo Aniversario- ¿Buscar pareja?