Cargado x @PETERSEN

08/02/2011 | #N35063
Otras notas de @PETERSEN

Actividad semana | Visitas totales
0 | 373

Cuando la vecina pasaba, el loro del peluquero siempre le gritaba sin piedad:

- Buen día, prostituta!

Hasta que un día ella no aguantó más y reclamó airadamente al peluquero, que, como modo de castigar al loro por su mala conducta, lo pintó de negro.

Al día siguiente ella pasó por la peluquería y el loro, ahora pintado de negro, no dijo absolutamente nada.

La mujer, triunfante, lo provocó:

- Ahora estás calladito, no?

A lo que el loro , con aire de olímpico desprecio, respondió:

- Cuando estoy de smoking no hablo con prostitutas.


> Aún no hay comentarios. Inicia tu esta cadena comentando que te parece este tema, que te despierta.