CHANTA CUATRO

Escrito x @SEGUNDOFENIX

14/07/2005 | #N6137
Otras notas de @SEGUNDOFENIX

Actividad semana | Visitas totales
0 | 1174

Este cuentito evoca algunos hitos que no estan mas...
Naci a metros del Mercado de Abasto... a una cuadra de la casa de Gardel ...el tiempo trajo mutaciones y perdidas...
Hoy veo en el perfil de LIKANINJA que al rioba le dicen ABASTO QUARTER....
y me veo oyendo Tangos en ingles.

Recién instalado el Abasto, el tano Sanguinetti te construyó e inauguró, en 1893, en la esquina de Anchorena, y el tramo cortado de Guardia Vieja, , como hotel familiar de dos plantas, con restaurante, patio y la típica cancha de bochas. Y genialmente te bautizó Chanta Cuatro.
Alrededor tuyo, más de noche que de día, se respiraba trabajo, carros tirados por caballos que traían y llevaban la carga de frutas y verduras, changarines, vendedores y una múltiple “fauna” de buscavidas que frecuentaban el mercado. Gardel creció en ese entorno irrepetible del barrio del Abasto, entre nativos e inmigrantes, trabajadores y buscavidas, rufianes y comerciantes, jaulas con pollos, gallinas, huevos, y cajones de verduras o frutas.
El Morocho frecuentó tu cancha de bochas, y se reunía en tu salón con sus amigos y compinches a cenar, trasnochar, cantar o, simplemente, esperar el amanecer.

Con los años el Abasto fue languideciendo, estrangulado por la gran ciudad que siguió creciendo, hasta desparecer como tal. Naciste con el Mercado de Abasto, tu hermano mayor del alma, creciste con él y compartieron fama. Fuiste gran reducto del tango, tal vez el mayor, por la presencia de Carlitos. Lo acompañaste hasta el fin, el fin de ambos fué casi simultáneo. El abandono ganó al barrio.

A la cortada le cambiaron el nombre por Carlos Gardel y declarada peatonal.
En una fuerte apuesta inmobiliaria reflotaron al Abasto como shopping y semejante coloso, al despertar estremeció de vida a su barrio.
Sesenta y cinco años después de la muerte del Zorzal, recordaron que merecía una estatua. Y la propuesta fue en el Gobierno de la Ciudad. ¡¡ De De la Rua !!. Absurdamente se discutieron varios posibles lugares, y por descarte, se la emplazó en su calle, en tu esquina.
Carlitos volvió a tus veredas, como si fueran las de él. El día de la inauguración del monumento lo entrevistaron por radio a Enrique Schollnik, presidente de la Academia Porteña del Lunfardo. Después de hablar loas de Carlitos explicó futuros emprendimientos en la zona, entre los cuales estaba tu refacción.
El locutor preguntó ingenuamente qué quería decir Chanta Cuatro.
Schollnik rápidamente contestó: “Bueno, Ud. sabe, Néstor, chanta es un cuentero, un mentiroso” . Sorprendido por la disparatada respuesta, sentí que como oyente te debía defender, y escribí un email a Radio Mitre para poner a los chantas en su lugar.

El Diccionario del Lunfardo que posee Schollnik debe empezar recién en Chantapufi (originado en ciantapuffi), cuya forma apocopada y más difundida es Chanta.

Chanta es una expresión de las bochas, juego originario de Italia, (y viene de cianta una boccia cianta: dar frontalmente en una bocha del adversario con la propia, pasando a ocupar el lugar de aquélla...)
El juego se realiza entre dos bandos. El bochín o bocha pequeña o mingo es el objetivo sobre la cuál tratan de arrimar. El sector que logre la mayor cercanía al bochín logrará el punto. Se mide de centro del mingo al centro de la bocha. De colocar más próximas más de una bocha, su puntaje será la suma de ellas. A su vez el bando perdedor tiene como objetivo lograr la ubicación de menor distancia y con ello el punto. El arrime se realiza haciendo que la bocha corra de rastrón o por un lanzamiento aéreo. En éste caso y bajo determinadas reglas se produce el dar chanta. Si la bocha lanzada desplaza la rival y quedan ella y sus tres compañeras en posición de mayor cercanía estamos frente al chanta cuatro. Es la jugada de una sola bocha que cambia el juego de perdedor a ganador total. Máxima jugada posible en las bochas.
Envié el email a radio Mitre explicando que el nombre tuyo se originaba en las bochas y no en los chantapufi. Casi al cierre del programa, Néstor Ibarra dio lectura a mi nota haciendo un certero chanta cuatro al chantún de la academia de lunfas y poniendo justicia sobre tu nombre.
Un grupo de inversores compró tus ruinosos restos y te refaccionó como un hermoso y señorial restaurante, con el estilo art nouveau que caracterizaba a los salones más suntuosos de la época.

La metamorfosis cambió todo. El Abasto de mercado mayorista pasó a ser shopping. El barrio de conventillos y ambiente bohemio se transformó en hoteles cinco estrellas, departamentos modernos, etc. en una mutación a fondo. A ti, de hotel-fondón te convirtieron en un restaurante temático de tango para extranjeros, como la Esquina de Carlos Gardel.
Tu menú ahora es tanguero, con entradas como medallón del malevo, o ensalada Pugliese y berenjenas a la percanta o sopa del chamuyo, por citar algunas variantes. Entre los principales platos, sobresalen el lomo pasional, abadejo cambalache, suprema Margot, tallarines Razzano, o las truchas rubias de New York.
Como postres, el flan Volver, la mousse Mi Buenos Aires Querido, el tiramisú Cuesta abajo o el copetín Mano a mano.

El término Chanta Cuatro de expresión de bochas se volvió a sinónimo de tango. Hay un tango de Cadícamo, un portal italiano de tango, y algún espectáculo de nuestra música popular argentina que da vuelta al mundo.
Afortunadamente Gardel está donde debe estar. Pero tú, inolvidable Chanta Cuatro, aún no.





> Aún no hay comentarios. Inicia tu esta cadena comentando que te parece este tema, que te despierta.




¡INICIAR SESION!
Sumate para comentar, participar en esta y próxima salidas Inicia Sesion o Registrate (si no tenes ya un usuario) . Es muy fácil y en 3 pasos comenzá a contactarte con gente que tiene ganas de conocerte.



¿Consultas?