Del SUICIDIO a la sala de CONCIERTO


Navega Encontrarse sin banneres

Cargado x @GERONE

08/03/2018 | #N65823
Otras notas de @GERONE

Actividad semana | Visitas totales
0 | 437


Navega más cómodo sin publicidad - Activate

ASOCIACIÓN 2:

Leyendo los comentarios del tema “MUSICO Y COMPOSITOR - VIVE EN ..:” que se inicia sobre la situación personal de ese compositor genial que es Carlos Suizer, y que inmediatamente deriva en un asunto genérico, largo y complejo, me vino esta SEGUNDA asociación (con otro pianista que tocó fondo, encerrado en un psiquiátrico sin esperanzas de salir, y que hoy da conciertos – James Rhodes o “Piano Man”-):

 

CHARLA EN TEDx:
https://youtu.be/QUUFb-1hBtw


BIOGRAFÍA:
http://www.jamesrhodes.tv/profile/


ENTREVISTA:
http://elpais.com/elpais/2015/11/16/eps/1447673886_427786.html

 

«En verdad, si no fuera por la música, habría más razones para volverse loco»: Piotr Illich Chaikovski (1840-1893): compositor ruso del período del Romanticismo.
 
 
https://youtu.be/QUUFb-1hBtw           [Su conferencia sobre violación y música en TEDxMadrid]
00:11:31: ¡Mozart, por Dios! ¡Solamente él! ¡Dios mío! Es una lista mucho más potente de cosas que nos ayudan a conectar con esa parte de nosotros mismos que Trimipramine, Fluoxetine, Citalopram, Olanzapine, Lithium, cualquiera de las docenas de medicamentos y drogas que he tomado durante años. Y claro que la medicación es importante, me mantuvo vivo un rato, pero la música es donde  sucede la magia real. Mucho más que con las drogas. Mucho más que con libros de autoayuda, ¡odio los putos libros de autoayuda! ¡Son lo peor!

 
http://www.jamesrhodes.tv/profile/                                                        [Biografía]
http://signumrecords.com/product/piano-man/SIGDVD010/           [Piano Man – dvd-]
http://elbazardelespectaculo.blogspot.com.ar/2012/10/james-rhodes-piano-man-lista-de.html   [Serie TV]
http://elpais.com/elpais/2015/11/16/eps/1447673886_427786.html       [Entrevista]

 

LA HISTORIA VERÍDICA:

Trata de un joven que de niño sentía pasión por la música clásica. Y que fue víctima de abuso y violación durante cinco años. Él dice que se volvió un autómata. Así, de adulto acabó metido en la City londinense, ganando mucho dinero y casándose con la madre de su hijo. Estaba, como se dice, dentro del sistema. Pero no era feliz. Sentía angustia. Había dentro de él muchas cosas reprimidas. Lo embargaba la depresión. Su único pasatiempo era escuchar música clásica, entretanto se lamentaba de no haber podido ser un concertista de piano. Se preguntaba qué le respondería a su hijo cuando éste le inquiriera por qué no había estudiado música si tanta pasión sentía por ella. ¿qué le respondería? ¿y qué pensaría su hijo de él? ¿y qué le aconsejaría a su hijo sobre qué hacer con su vida? La depresión lo llevó a hacerse adicto al alcohol y a las drogas. Y a los medicamentos. A cortarse y autolesionarse con cuchillas de afeitar. Dentro de él había cosas que querían manifestarse, salir de la oscuridad. Pero él las reprimía, y se evadía con las drogas ilegales y también con las legales. Su vida se derrumbó. En las situaciones extremas la razón se turba. Entonces, se dejó llevar por las fuerzas irracionales de su inconsciente y de un día para otro dejó su trabajo en la City para ponerse a estudiar música. Y su esposa, frente a este acto sorpresivo, lo abandonó. Al tiempo, se divorció. Perdió todas sus posesiones materiales. Y también, la tenencia de su hijo. Caía cada vez más profundo. Intentó suicidarse. Lo salvaron de milagro. Entraba y salía de los neuropsiquiátricos de manera recurrente. Tocó fondo. Alcanzó el vacío más absoluto. Y entonces... estando internado nuevamente, unos de los pocos amigos que le quedaba, de los verdaderos, de esos que no se borran ni se lavan las manos ni se fastidian con a los problemas del otro, de esos que están bien presentes en las situaciones difíciles, lo va a visitar, e ingresa al centro de internación con un reproductor de mp3 oculto entre sus prendas. Así, le hace escuchar clandestinamente: Chaconne in D minor de Bach, arr. Busoni, que era el tema musical al que se había aferrado a los 6 años cuando ocurrían las violaciones. Fue un punto de su vida donde encontró nuevamente un hilo de luz en medio de la oscuridad. Sintió que todo iba a estar bien. Empezó su renacimiento. Salió del neuropsiquiátrico, dejó la medicación y se puso a estudiar piano por tiempo completo. No le importaba nada más. Sólo quería aprender a tocar el piano lo mejor que pudiera. Todos sabemos que para ser concertista de piano hay que empezar desde muy pequeño. Pero a él no le importaba, soñaba con tocar el piano y ser concertista. Poseía lo que muchos no poseen: Un mundo interior tan vasto como el universo exterior. Vivía dejándose llevar exclusivamente por su pasión, su sueño, y por el dolor. Sólo miraba las teclas y las partituras, nunca hacia abajo, hacia el precipicio, que rodeaba toda su existencia. Vivía aferrándose a su sueño y a los sonidos. De esta manera sobrellevó su vida durante un tiempo, en el que las recaídas y reincidencias eran frecuentes. Y un día, sin darse cuenta, logró lo que para todos los seres razonables resultaba un imposible: tocó su primer concierto de piano. Este ser increíble se llama James Rhodes. 

En su libro “Instrumental. Memorias de música, medicina y locura”, cuenta toda su historia, la que su esposa intentó por vía judicial que no saliera a la luz, y casi lo consigue, pero la Suprema Corte de Inglaterra, en uno de los fallos más importantes en los últimos 100 años, contrapone su fallo a los previos y falla a su favor, autorizando la publicación de su libro, justificando su sentencia en que el derecho a contar una verdad está por sobre todos los demás derechos civiles, pues si no hubiera fallado así, nunca más nadie hubiera podido publicar una historia verídica que involucrara a terceros; un fallo que tuvo en vela a todos los escritores del planeta.

Anteriormente Rhodes había filmado una serie de tv, Piano Man en la que entremezcla interpretaciones musicales con las historias de las piezas y de sus compositores, y comentarios de su vida personal. Actualmente viaja por el mundo dando conciertos de piano y conferencias sobre sus experiencias personales. Ha grabado varios discos. Está en pareja y se comunica con su hijo diariamente por Skype. Y no toma más medicación.

Por otro lado, James Rhodes repite en la serie “Piano Man”, en las conferencias y en las entrevistas: Bach me salvó la vida”, “La música me salvó del suicidio”. Y es cierto. Pero ¿dónde y cómo hubiera acabado Rhodes si su amigo no hubiera estado junto a él cuando tocó fondo en el neuropsiquiátrico, cuando rompió las reglas y le hizo escuchar clandestinamente las piezas de Bach, que sabía que a él tanto lo movilizaban? Él solo no hubiera sobrevivido y salido del abismo. La música fue la herramienta, pero llegó a él a través de las manos y el corazón de su amigo.

 


> Aún no hay comentarios. Inicia tu esta cadena comentando que te parece este tema, que te despierta.




¡INICIAR SESIÓN!
Sumate para comentar, participar en esta y próxima salidas Iniciá sesión o registrate (si todavía no lo hiciste).Es muy fácil, en 3 pasos comenzá a contactarte con gente que tiene ganas de conocerte.
¿Consultas?