Si la verdad no existe, todo está permitido

Publicado por
@DANTEX

07/06/2021#N75829

0 Actividad semanal
94 Visitas totales

. Empecé con Popper, la verdad no existe y todo está fascinantemente permitido, y seguí con Vacúnate contra el ‘esto siempre se hizo así’. Aplica dosis filosóficas para tiempos turbulentos.

En ambos artículos reflexionaba sobre el concepto de Verdad y el uso que podemos hacer de él en las organizaciones, sobre todo para comprender los peligros que podemos encontrar y los errores que podemos cometer si no somos rigurosos a la hora de desarrollar un proceso intelectual y de creación al que no apliquemos principios del Pensamiento Crítico.

En este último artículo me centraré en la subjetividad de la Verdad, si es que eso es posible, y cómo esa supuesta subjetividad afecta a nuestros procesos de innovación.

Verdad objetiva y verdad subjetiva
“Desde distintos puntos de vista, dos hombres miran el mismo paisaje. Sin embargo, no ven lo mismo. La distinta situación [de cada uno] hace que el paisaje se organice ante ambos de distinta manera. Lo que para uno ocupa el primer término y acusa con vigor todos sus detalles, para el otro se halla en el último, y queda oscuro y borroso. Además […], cada uno de ellos percibirá porciones del paisaje que al otro no llegan. ¿Tendría sentido que cada cual declarase falso el paisaje ajeno? Evidentemente, no; tan real es el uno como el otro. Pero tampoco tendría sentido que, puestos de acuerdo, en vista de no coincidir sus paisajes, los juzgasen ilusorios. Esto supondría que hay un tercer paisaje auténtico, el cual no se halla sometido a las mismas condiciones que los otros dos.

Ahora bien, ese paisaje arquetipo no existe ni puede existir. La realidad cósmica es tal, que solo puede ser vista bajo una determinada perspectiva. La perspectiva es uno de los componentes de la realidad. Lejos de ser su deformación, es su organización. Una realidad que vista desde cualquier punto resultase siempre idéntica es un concepto absurdo.” (en “Filosofía ante el desánimo: Pensamiento crítico para construir una personalidad sólida” de José Carlos Ruiz)

Este texto refleja perfectamente uno de los principales problemas a los que nos enfrentamos cuando trabajamos en un proyecto grupal. Nuestras organizaciones son cada vez más colectivas, cada vez se toman menos decisiones de manera unipersonal y se busca de manera habitual opiniones diversas y, en ocasiones, externas a la organización. Esto genera una serie de problemas, entre los que la comprensión de la realidad no es el menor de ellos.

Volvemos a Popper. Él pensaba que hay tres mundos. Simplificando sería como sigue:

Un primer mundo físico, de las cosas materiales, de los fenómenos objetivos, externo y ajeno a nosotros, con existencia propia.
El mundo de nuestras experiencias conscientes, de la forma en que nos relacionamos e interactuamos con el primer mundo. No todos lo hacemos de la misma forma, para cada uno de nosotros tienen relevancia cosas diferentes, ya sea por diferencias intelectuales, físicas o cognitivas.
El mundo del conocimiento y de los contenidos lógicos, de las teorías y explicaciones del mundo que somos capaces de construir.
La verdad y el proceso cognitivo
Siguiendo esta división podríamos hablar de un proceso cognitivo como el que sigue:

Existe un mundo ajeno a nosotros, independiente, que percibimos con nuestras limitaciones y sesgos, acentuando la importancia de algunos fenómenos y realidades y minimizando otras. Esa información que captamos del mundo real nos permite construir teorías sobre la realidad, para explicarla, para interpretarla y para comprenderla.

Esas teorías alimentan mi mente y, por lo tanto, mi percepción a la hora de relacionarme de nuevo con la realidad. Es decir, voy evolucionando en mi relación con el entorno, a partir del conocimiento que voy construyendo.

Como se puede apreciar hay varios puntos críticos que son subjetivos y hace que nos alejemos unos de otros de nuestra interpretación y conocimiento de la realidad:

por un lado, el primer momento de percepción del mundo físico es distinto para cada persona (por sus sesgos personales, por su situación social, por sus influencias sociales, por su conocimiento previo…).
En segundo lugar, cada uno de nosotros, aunque percibiéramos lo mismo, lo interpretaríamos de distinta manera, dando más importancia a unos datos sobre otros, creando distintos enfoques sobre un mismo fenómeno o recibiendo influencias diferentes en la fase de interpretación.
En tercer lugar, cuando creamos teorías sobre la realidad estamos limitados por nuestro diferente conocimiento y nuestra diferente capacidad racional, lo que también nos aleja a unos de otros.
Y, por supuesto, esas teorías y conocimientos distintos terminan haciendo que cada uno de nosotros tenga una nueva percepción de la realidad más diferenciada y alejada de las demás.

Comentarios

Aún no hay comentarios. Iniciá una conversación acerca de este tema.