Del espectáculo de la corrupción a la miseria de la distribu


Registrate en Encontrarse y empezá a conocer gente ya

Escrito por
@URU

23/09/2023#N83490

0 Actividad semanal
62 Visitas totales


Registrate en Encontrarse y empezá a conocer gente ya

!!!Ustedes son corruptos!!! ¿Yo señor? No señor ¿Pues entonces quien los tiene?

Si como decía Marx “la historia se escribe dos veces”, estamos reeditando la trágica y sangrienta “acumulación originaria” de los albores del capitalismo, pero ahora convertida en nuestra versión vernácula y grotesca: el “choreo” como núcleo ordenador y catalizador de la problemática económica argentina. El atractivo es grande, ya que reduce analíticamente las causas de los problemas y las orientaciones de política, a meras cuestiones de “honestidad” en el ejercicio del poder. Tiene además un gran efecto comunicacional, al concentrar en personas y/o partidos, los responsables del atraco. L@s “corrupt@s” han atrapado y concentrado la atención de grandes medios de comunicación, debates de campaña (y por qué no también en comentarios políticos en nuestra pequeña comunidad de encuentros amigables y amorosos), convirtiéndose en el “eje del mal”.

La corrupción (más o menos sistemática y sea o no para la corona), es una componente lamentablemente presente en muchos gobiernos de orientaciones diversas, con visibilidad y obscenidad variable. “Coimas” o desvíos de fondos en la asignación y administración de la obra pública; cuantiosos vueltos en las negociaciones de los préstamos internacionales; contratos o concesiones irregulares y ruinosas de cánones, licencias, administración de peajes y cesión de predios; compra de votos para aprobar leyes; privatizaciones y/o administraciones ruinosas de empresas públicas; estatización fraudulenta de deuda privada; etc. La lista es muy larga e involucra a diferentes administraciones, en este y seguramente en muchos otros países.

Su visibilidad depende muchas veces de la mayor o menor “voluntad” de los medios de comunicación en su difusión, en función de las orientaciones y conveniencias (“circo” o “blindaje”). Finalmente, los mecanismos institucionales de detección, esclarecimiento y resolución judicial también son muchas veces parte del problema y no de la solución. La construcción de densidad democrática es un largo proceso en el que, frente a éste y muchos otros problemas, resulta fundamental el involucramiento y control ciudadano al respecto.

Ahora bien: ¿debemos minimizarla y mirar para un costado o plantarnos y repudiar? Seguramente hay de todo en las viñas del señor y cada un@ sabrá donde posicionarse. La propuesta aquí, es salir del dilema por arriba, a lo Marx. Pero no me refiero al barbudo de Tréveris apodado “el Moro” citado al comienzo, sino al otro, al gran Groucho. Ante la pregunta de ¿Querés té o café? La respuesta del gran cómico y filósofo autodidacta fue: !Sí señor!

¿Que significa en nuestro caso ignorar la disyuntiva? En primer lugar, la corrupción en los gobiernos es un problema a enfrentar, pero revolear “chorr@s” en el mejor de los casos nos deja un sabor amargo y no nos permite ningún salto cualitativo como sociedad. La producción de anticuerpos es parte de la construcción de institucionalidad y ésta depende de la necesaria democratización de los partidos políticos, pero esto no ocurre de un día para el otro. Los “prontuarios” están presentes tanto en actores de los diferentes partidos que ya han gobernado, como en el “frankestein” que se postula como lo novedoso. Queda como única excepción, la oferta “testimonial” (por lo menos hasta hoy) de la extrema izquierda.

Paralelamente, la corrupción constituye en todos los casos, un problema “residual” de las gestiones de gobierno. Más o menos significativo o visible, pero no define las asignaciones de recursos y los resultados de ganadores y perdedores en materia económica. Lo es en países democráticos (de derecha, centro e izquierda) que en diferentes estamentos o líneas dirigenciales aprovechan vacíos legales y/o faltas de control, pero también, en aquellos sin legitimidad de origen y que hacen demostraciones obscenas de despilfarro y excentricidades en sus cúpulas de poder. Los montos involucrados, podrán ser muy significativos para el o los corruptos y su entorno, pero no para el conjunto de las comunidades involucradas. Por lo tanto, deberían carecer de centralidad en el debate de ideas. El daño o robo de políticas equivocadas y/o perversas en la economía es infinitamente mayor que la corrupción. Las consecuencias en términos de recesión, pobreza, desempleo y más en general de desigualdad son parte fundamental del análisis de las “orientaciones” y proyectos de país a debatir. La pobreza en Argentina a mediados de los 70 era alrededor del 3% de la población. Un país que había impulsado y sostenido (con dificultades, por cierto) un proceso de industrialización conocido como “Industrialización por Sustitución de Importaciones”. Eran años de mucha conflictividad política y discusión sobre la distribución de los recursos y del ingreso, pero con ascenso social, económico y acceso a la vivienda. Luego de una sangrienta dictadura con un cambio radical de rumbo, y un objetivo explícito de volver a la Argentina previa al proceso industrializador (la supuesta “edad dorada”), la pobreza a comienzos de los 80 fue alrededor del 28%. Sí, del 3 al 28% de pobres en menos de 10 años. Gobiernos posteriores con políticas pendulares y contradictorias que en algunos casos fueron la simple continuidad del proyecto económico de la dictadura, nos dejaron una pobreza estimada hoy de alrededor del 40%. Para dimensionar estos porcentuales, con la población actual, la pobreza de mediados de los 70 sería hoy menos de 1.400.000 habitantes. Un problema que, con decisión política, sería relativamente simple de individualizar y definitivamente posible resolver. Con los guarismos actuales la pobreza asciende, sin embargo, a más de 18 millones de compatriotas. Una verdadera obscenidad y a su vez, un desafío importante de políticas inclusivas para su eliminación.

La exposición de candidat@s y sus “prontuarios” es parte del combo del debate en períodos electivos, pero sería muy saludable que no se extirpe o minimice en la discusión, la coherencia y consecuencias de las políticas propuestas. Por ahora lamentablemente, l@s “sap@s” han sido parte del menú que ofrecen los diferentes partidos políticos con opciones de poder.

Saludos

Comentarios

Aún no hay comentarios. Iniciá una conversación acerca de este tema.


ARG

ARG

MUJER de 47 en Villa del Parque

me gusta el cine , las cenas , el teatro y salidas

¿CONOCERLA?

NO

Más Mujeres
ARG

ARG

HOMBRE de 53 en Monte Castro

Luciano Chiappe 53 años. Soltero sin hijos, sin pareja ni ex cercana. Soy Maest

¿CONOCERLO?

NO

Más Hombres

Salidas Grupales

Ver Todas

Últimas notas

Ver NUE+COMEN
Registrate y comenzá a conocer gente linda