Solamente cuando elegimos desde la certeza se cumplen nuestros anhelos. La certeza proviene de escucharnos a nosotros mismos, a nuestro espíritu. La certeza lleva a la perserverancia y a tener la paciencia necesaria para esperar la manifestación de lo deseado. (H. Valsecio) #P4612