Ninguna persona merece tus lágrimas, y quién se las merezca no te hará llorar.

Ninguna persona merece tus lágrimas, y quién se las merezca no te hará llorar.

Autor Gabriel García Márquez