Detrás de cada "no sé" hay cierta inteligencia; de cada "no me importa", cierta emoción y de cada estoy bien, cierto dolor.